17.3.14

RAMÍREZ: Elegante, austero y riguroso

La tienda de Pablo Ramírez organizó su ya tradicional Mercado, en el que se ofrecieron prendas únicas de distintas colecciones.

Si hablamos de elegancia en Argentina, indefectiblemente hablamos de Pablo Ramírez. Con más de veinte años en la industria de la moda y catorce con etiqueta propia, el diseñador es cultor del precepto minimalista de Coco Chanel: critica las extravagancias indumentarias y apuesta al uniforme para que resalte la mujer por sí misma y no por su arreglo.
En marzo, su tienda ubicada en San Telmo -Perú 587, Capital Federal- se convirtió temporalmente en MERCADO RAMÍREZ, una oportunidad para las admiradoras de la firma que ofreció prendas de temporadas anteriores -como la colección cápsula que el diseñador hizo para Muaa- y piezas únicas, como vestidos, camisas, blazers y faldas.


Pilar de la mòde: ¿Qué priorizás a la hora de crear?
Pablo Ramírez: Trabajo mucho con la silueta, la figura y el uso del no-color para que no haya distracción y que todo esté enfocado a estilizar el cuerpo. Si bien hay temáticas que me interesan, cuando trabajo en una colección no investigo uno en particular, sino que el tema me elige a mí.

PDLM: ¿Cómo definirías el espíritu de la firma en tres palabras?
PR: Elegante, austero y riguroso.

PDLM: ¿Qué prenda debería tener toda mujer en su guardarropas, sin importar la estación?
PR: Un vestido negro.

PDLM: ¿Cómo es la mujer que se viste en Ramírez?
PR: Es una mujer que confía en sí misma y que se viste para ella, no necesita adornarse. Conoce su cuerpo y sabe lo que le gusta. No sigue tendencias, tiene un estilo propio. Es muy difícil que me elijan mujeres que no saben lo que quieren o que se visten para otros.

En 2012, Ramírez diseñó para Muaa una colección teen en la que predominan los colores vibrantes y los cuellos y mangas voluptuosas.

Además de la oportunidad de comprar diseño de autor a buen precio, algo que destaco de la tienda es la excelente atención que se brinda al cliente. Durante mi visita, me enamoré de un short que no estaba en mi talle y tuve que probarme uno o dos talles más. Costurero en mano, Gonzalo Bardillo -socio y pareja de Pablo- se ofreció a tomarme la prenda con alfileres y dejarla lista para enviar a modificar. También me asesoró Daniela que, vestida de pies a cabeza por Ramírez, refleja el espíritu elegante, austero y riguroso de la firma.


Un poco de lo nuevo...

El diseñador Pablo Ramírez junto a sus creaciones 2014.

No hay comentarios:

Recibí mis actualizaciones por mail!