22.7.13

OBSESIÓN INFINITA

"Yayoi Kusama. Obsesión Infinita" reúne más de cien obras creadas por la artista japonesa entre 1950 y 2013.

Hace tres o cuatro años conocí la obra de Yayoi Kusama, la mayor artista japonesa viva, y hasta llegué a tener la pantalla de mi celular lunarizada con su arte por un largo tiempo, en mi época de secundaria. Ni bien me enteré, a principios de año, de que se haría una muestra retrospectiva en el MALBA, me agendé la fecha de la inauguración, aunque faltaran todavía unos cuantos meses. Llegó el 29 de junio y, en plena época de parciales, tuve que tener una dosis suplementaria de paciencia y esperar a las vacaciones de invierno para visitarla.
El viernes pasado por fin viajé al universo Kusama y volví infinitamente obsesionada. Fui con dos amigas que no conocían la obra ni la historia de la artista y quedaron tan fascinadas como yo. En cada una de las instalaciones uno logra conectarse con la mente de Yayoi y vivir las experiencias alucinatorias que sufre desde niña –vive en un neuropsiquiátrico de Tokio desde 1977-. Mágica y surrealista, la muestra hizo que siguiéramos viendo lunares por un largo rato, en cada rincón que miráramos.
Al día siguiente, mientras preparábamos una deliciosa fondue en casa de Mica para festejar el Día del Amigo, vi pegado un sticker en su cocina que me llamó la atención: “La salud mental no es un estado inmodificable. El arte transforma”. Le pregunté a mi amiga de qué se trataba y me enteré que tenía que ver con una iniciativa relacionada a la Ley de Salud Mental sancionada en 2010, que propone que la vía para cambiar lo dado sea el ARTE, que construye y constituye; forma y transforma; produce conocimiento y gesta sentido. 
Inmediatamente linkée esa frase que leí mientras cortaba queso con la historia de vida de Yayoi Kusama, en quien el arte actúa como salvación; como terapia que le permite, día a día, disfrutar de la vida a pesar del padecimiento y hacer trascender su obra a toda la humanidad. En este corto, realizado en Tokio en mayo de 2013 y dirigido por Martín Rietti, ella misma lo explica:


"The Obliteration Room" [La habitación del borramiento].
“Infinity Mirror Room – Filled with the Brilliance of Life" [Sala de espejos al infinito - Plena del brillo de la vida].
"Self-Obliteration" [Autoborramiento].
"I’m Here, But Nothing" [Estoy aquí, pero nada]

"Infinity Mirror Room – Phalli’s Field" [Sala de espejos del infinito - Campo de falos].

Pueden visitar la muestra hasta el 16 de septiembre, en el MALBA (Av. Figueroa Alcorta 3415, Buenos Aires). Horarios: de jueves a lunes de 12 a 20hs; miércoles hasta las 21hs; martes cerrado.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Una nota perfecta con información interesante y fotografías que invitan a querer conocer más de esta artista. Gracias! Claudia.

Monchi dijo...

Muy buena la presentación del malba
besos grandes

randommonchi.blogspot.com.ar

Recibí mis actualizaciones por mail!